Skai Flying Car: la solución de movilidad voladora de BMW

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
(BMW)

Como comentábamos en el post anterior, el mundo del automóvil se está expandiendo a gran velocidad, descubriéndonos una innovación casi cada día.

Esta vez, la nueva revolución llega de la mano de BMW y Alaka’i Technologies, quienes han presentado recientemente en un show-and-tell de Los Ángeles su solución de movilidad: el Skai Flying Car.

Esta aeronave se diferencia del resto de coches voladores que hemos visto hasta la fecha por una característica: está impulsado por celdas de combustible de hidrógeno, con un formato tipo dron de rotación múltiple que lo hace perfecto como vehículo de despegue y aterrizaje vertical.

Tres células de hidrógeno se encargan de impulsar los seis rotores eléctricos del Skai, cada uno con una potencia de 136 CV. Así, es capaz de alcanzar velocidades de hasta 190 km/h, pero se calcula que el ritmo medio en viajes locales rondará los 140 km/h.

Da cabida a cinco pasajeros –cuatro si hay piloto- que podrán ver los atascos desde el cielo durante cuatro horas, antes de que sea necesario llenar su depósito de 400 litros de hidrógeno. La ventaja del uso de este combustible es que, a día de hoy, permite una mayor autonomía que la de un eléctrico convencional ya que permite recorrer 644 kilómetros sin repostar.

LA MOVILIDAD DEL FUTURO

La compañía promociona la Skai Flying Car como un nuevo y prometedor modo de transporte aéreo personal con cero emisiones. Alaka’i describe su invención como la “primera solución de movilidad de aire impulsada por celdas de combustible de hidrógeno del mundo”.

Skaiglobal

El prototipo que mostraron en Los Ángeles tiene el tamaño aproximado de una minivan, se asemeja a una elegante SUV con patines de aterrizaje. El modelo de pantalla es una réplica del único prototipo operacional de tamaño completo de la compañía, que se espera que comience pronto los vuelos de prueba con control remoto en el laboratorio de la firma en Massachusetts.

Steve Hanvey, Director Ejecutivo de la firma, agregó que la certificación inicial de la Administración Federal de Aviación (FAA) está pendiente. Añadió que la relativa simplicidad de la aeronave y su operación en comparación con los helicópteros convencionales deberían facilitar el proceso de aprobación de la FAA a medida que el desarrollo avanza desde la producción experimental a la comercial.

Hanvey dijo que espera obtener la certificación de la FAA para los vehículos de producción inicial a finales del próximo año y que su primer avión esté disponible para la venta a principios de 2021, antes de aumentar la producción.

A largo plazo, la compañía prevé producir más de 10.000 vehículos al año, con un costo de etiqueta que “se acercará al precio de un automóvil de lujo”. Se construirán en tres configuraciones básicas: para taxis o vuelos de pasajeros personales, para transporte médico de emergencia y para entrega de carga.

¿Os atreveríais a probarlo? ¡Cuéntanos qué te parece!